El Cántico de María: contexto histórico de la magnificat

Si decidimos analizar el evangelio de San Lucas, notaremos que, al momento del anuncio del misterio de la encarnación a María por parte del ángel Gabriel, más allá de este que es el hecho principal, existe otro también importante aunque normalmente queda relegado a un segundo plano. Este es el anuncio sobre su prima Isabel, quién concebiría a Juan Bautista pese a su esterilidad y vejez.

Tal situación está contextualizada en el momento en que se realiza el Cántico de María (mejor conocido como la magnificat). De hecho, luego de recibir el anuncio de que su prima tiene un embarazo de seis meses, ésta cumple con la voluntad de Dios y viaja a Ain Karim, una ciudad que estaba a seis kilómetros de distancia al oeste. Lo que, para la época, implicaría que María tendría que viajar durante al menos cuatro días desde Nazaret.

Este tema, que no sólo es relevante para entender la importancia del cántico de María de acuerdo a su contexto histórico, será abordado a profundidad en el presente artículo, con el objetivo de lograr dilucidar de una forma más clara y objetiva toda su trascendencia.

Historia tras el Cántico de María

Tras emprender su viaje y llegar a su destino, María saludó a su prima Isabel, quién estaba en casa de su esposo Zacarías. Lo icónico de este suceso es que Isabel pudo sentir al niño en su vientre con la llegada de María. Ante lo cual respondió dándole una bendición a su prima, puesto que ya sabía que era la madre de Dios.

Esto no sólo fue representativo de que María estaba cumpliendo con la voluntad de Nuestro Señor, sino que sirve de testimonio de que todo lo que había mencionado Gabriel por orden de Dios, realmente se cumpliría.

La reacción de María

La reacción de María no fue otra que el Cántico de María, es decir, el magnificat. Fue en ese encuentro clave que la Santísima Virgen se sintió inspirada para pronunciar la oración que maneja el contexto que de está analizando.

Ahora bien, no se puede ahondar en lo que ocurrió luego de forma certera, dado que el evangelio de San Lucas no ofrece más detalles al respecto. Simplemente se limita a mencionar que María estuvo durante tres meses viviendo con su prima antes de volver a Nazaret.

Pero esto no quiere decir que no haya más detalles dignos de análisis en el misterio que rodea al Cántico de María, sino todo lo contrario. Ya que hay que destacar que, el hecho de que María haya decidido acudir presurosa a ver a su prima tras enterarse de que estaba embarazada, deja una clara lección en sí.

Expresa como es necesario olvidar las penurias para celebrar las alegrías, con el mismo ahínco y determinación que estas dos mujeres lo hicieron. Todo en conjunto construye un relato caracterizado por una historia de armonía, amor y devoción religiosa.