Posibles complicaciones de enfermedad por reflujo gastroesofágico

Si la enfermedad por reflujo gastroesofágico no es atendida y tratada oportunamente, con el tiempo la inflamación crónica del esófago puede derivar en las siguientes complicaciones:

  • Estenosis esofágica: consiste en el estrechamiento del esófago a consecuencia de las lesiones en su parte inferior por la acción del ácido estomacal, que inflaman el tejido cicatricial, estrechando el recorrido que hacen los alimentos y produciendo dificultad para tragarlos y deglutirlos.
  • Ulceras esofágicas: la recurrencia del ácido estomacal puede desgastar el tejido o mucosa del esófago y generar una llaga abierta que puede llegar a sangrar, causar dolor y dificultad de deglución.
  • Esófago de barret: el ácido estomacal puede alterar el tejido y revestimiento interior del esófago y esto puede aumentar el riesgo de padecer de cáncer de no ser atendido a tiempo.

Diagnostico de la enfermedad por reflujo gastroesofágico

Sin duda alguna la acidez y regurgitación ácida son los principales indicios de la manifestación de esta enfermedad, razón está por la cual en la mayoría de las ocasiones no se necesita de ningún examen adicional para realizar su diagnóstico e indicar el tratamiento médico más idóneo para aliviar y contrarrestar sus síntomas.

Cuando los síntomas persisten a pesar del suministro de los medicamentos indicados o cuando surgen nuevos tales como pérdida de peso, dificultad para tragar o sangrado interno, deberán realizarse estudios más específicos como lo son:

  • Radiografías gastrointestinales superiores. Examen de rayos X del esófago, estomago y primera parte del intestino delgado para verificar la existencia o no de reflujo, a través de la administración de un liquido opaco oral.
  • Endoscopia para observar la mucosa del esófago y descartar daños o alteraciones severas de la misma.
  • Manometría esofágica o PH esofágico para medir la frecuencia de paso del ácido estomacal al esófago y establecer el tiempo de permanencia de dicho ácido en el conducto.

Esta enfermedad requiere de atención temprana para evitar mayores daños y complicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *