Técnicas terapéuticas para tratar la Ansiedad

La ansiedad es uno de los casos psicológicos más desagradables, se vive con inquietud la mayor parte del tiempo y sin saber realmente cual es el estado de ánimo que se experimenta. El cuerpo se encuentra en alerta esperando a que algo negativo suceda en cualquier momento y la razón por la cual sucede es desconocida para cada persona.

Constantemente especialistas en la rama de la psicología buscan los mejores tratamientos para pacientes con esta patología, que mayormente se presenta en la población adolescente debido a los cambios que experimentan durante su juventud. Diferentes técnicas han ayudado para que este trastorno pueda ser sobrellevado por quienes lo padecen.

Base principal para combatir la ansiedad: “Aceptación”

La aceptación es el primer paso para poder combatir la Ansiedad, se está asumiendo el hecho del padecimiento y lo que es vivir con él; conocerlo, pero a su vez abrirse a la oportunidad de luchar contar al, para evitar que se adueñe de lo que es cada persona (el desastre en el que se puede convertir su mente). Escuchar sus sentimientos, emociones y pensamientos, aceptándolos tal y como con para aprender a dejar de hacer todo aquello que pueda causar algún daño (tanto físico como mental).

Todo aquel que lleva consigo la carga de la ansiedad debe aceptar que es la tormenta y la calma de sus pensamientos, esos en los que constantemente se ve siendo el foco de atención de su alrededor desatando una corriente de emociones a través de su cuerpo que termina en caos total. Y esto ocurre de manera inconsciente de la forma más inesperada sin poderlo controlar.

Técnicas terapéuticas 

El comienzo es la aceptación, la paciencia y la calma, de allí se desatan algunas terapias de ayuda.

  • Control de la respiración: consiste en evitar bostezar de forma indetenible, basta con un par de respiraciones profundas inhalando por la nariz y exhalando por la boca poco a poco.
  • Conectar con las sensaciones: en el momento en que la mente conecte con el cuerpo y a su vez este conecte con lo que se está sintiendo, se va a experimentar una sensación de pánico, al relajarse y aceptar lo que está sucediendo será más fácil tomar control de la situación la clave está en no desesperarse.
  • Mente en blanco: expulsando todo aquel pensamiento que cause intranquilidad, haciendo uso posterior de la imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *